Apúntate a la newsletter y consigue un 20% en tu primer pedido de la Academia Oncologym (Haz click AQUÍ)

El Linfedema: un efecto secundario muy común

No vamos a dejar ninguna intriga y vamos a hablar fuerte y claro: si quieres mejorar o prevenir el Linfedema, ES RECOMENDABLE moverte.

Sí, pero ¿cómo? Aquí necesitamos matizar… pero empecemos por el principio.

Primero, vayamos aclarando conceptos para que no quede ninguna duda sobre ellos. 

No es cierto ni es beneficioso recomendarte que no levantes peso con el brazo/pierna afectado/a por Linfedema. Lo cierto es que hay que hacer entrenamiento de fuerza bajo la supervisión de un profesional especializado.

¿Qué es exactamente el Linfedema?

Es la acumulación de la linfa en los tejidos blandos, la cual causa hinchazón y sucede con más frecuencia cuando se extirpan los ganglios linfáticos, como parte del tratamiento oncológico.

¿Cuáles son sus causas?

En el cáncer, la extirpación o el daño causado a los ganglios linfáticos (pélvicos, axilares, cuello…) y el uso de sus tratamientos de radioterapia e incluso algunas quimioterapias dañan el sistema linfático haciendo que este sea insuficiente para drenar el líquido acumulado y así se forma el Linfedema. 

¿Puedo hacer ejercicio?

Lo ideal, (la que podríamos definir la mejor receta para combatir el linfedema), es rodearse de un equipo interdisciplinar: profesionales del ejercicio especializados en paciente oncológico, fisioterapeutas oncológicos, médicos oncólogos, etc. para poder tratarlo adecuadamente.

Hay que tener en cuenta que hay actividades que pueden provocar la aparición del linfedema, y por esta razón, en la mayoría de casos se opta por recomendar de no cargar peso o realizar actividades que supongan un movimiento repetitivo con el miembro afectado.

El entrenamiento de fuerza es beneficioso

Sabemos que la contracción de la musculatura mejora el flujo de la linfa y en la actualidad hay mucha literatura científica que lo demuestra.

Por lo tanto, entrenar la fuerza no solamente es recomendable para personas que tengan riesgo de padecerlo, sino también para aquella que ya lo hayan desarrollado. 

El ejercicio no representa una contraindicación

Cabe destacar que las posibles limitaciones del ejercicio NO representan una contraindicación, sino que nos indican que debe practicarse de forma adaptada a la persona y a sus limitaciones (de forma progresiva, después de haber calentado adecuadamente y haber hecho estiramientos y evitando ejercicios que puedan dañar la piel y causar una infección). 

Esperamos que este contenido te haya sido útil 🙂 

Mantente siempre al tanto de nuestras novedades:

Apúntate a nuestra newsletter y recibe nuestro ebook gratuito:

Si después de haber leído este artículo necesitas que te asesoremos para tu caso, en concreto, por favor, Contáctanos 🙂

Mantente siempre al tanto de nuestras novedades

Apúntate a nuestra newsletter y recibe nuestro ebook gratuito.

Oncologym nace para apoyarte y acompañarte en tu proceso de recuperación física: Si después de haber leído este artículo necesitas que te asesoremos para tu caso en concreto, por favor, contáctanos

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Un pre cáncer de mama es una condición en la cual las células en los conductos o los lóbulos de
15 de abril de 2023
qué es y en qué consiste la oncothermia
15 de marzo de 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te interesa que profundicemos alguna temática concreta?

No lo dudes y comentárnosla para que podamos tratarla en nuestros próximos artículos del blog.

¿TIENES MIEDO A HACER EJERCICIO TRAS UN DIAGNÓSTICO DE CÁNCER?

Te regalamos nuestro ebook gratuito: «Como montar tu rutina de ejercicio en casa en tan solo 4 pasos»

Si quisieras recibir asesoramiento gratuito para tu caso concreto, puedes enviar un audio, un whatsapp o llamarnos.

¡Te contactaremos lo más pronto posible!